Suavecito para arriba, para arriba…

Uno de los primeros problemas, miedos y posibles riesgos de seguridad con un jinete o caballos nuevos es que el caballo no se levante mientras lo montas. Aquí les va una técnica para lograrlo sin problemas:

Trata de montar, si tu caballo se mueve bájate y vuélvete a subir, si sigue nervioso hazlo de nuevo, si se intenta levantar, se pone nervioso, se mueve, no quiere, le duele la cabeza, tiene que ver su novela o hace CUALQUIER cosa que no sea quedarse quieto… bájate y vuélvete a subir.

El caballo tiene que entender dos cosas; uno, que nada malo le va a pasar cuando bajes o subas y dos, que no te vas a rendir. Te prometemos que muy pronto se quedará quietecito y podrán empezar con cosas más complicadas.

Y recuerda… cuida bien a tu montura y ella te cuidará a ti.